Desde hace muy poco tiempo, el Cortijo Opazo, un alojamiento rural situado en el entorno único de Las Alpujarras, Sierra Nevada, apuesta por la aerotermia como energía para climatizar la casa y producir su agua caliente sanitaria (ACS). En la casa se instaló una bomba de calor para calefacción Alféa y una bomba de calor para ACS Aéromax, cumpliendo así con todos los requisitos de eficiencia energética que, tanto el código técnico como la orientación natural y ecológica del establecimiento, exigían. 

Alféa es una bomba de calor líder en el mercado francés, de concepción  “tres en uno”,  que permite obtener un ahorro energético muy importante gracias a su alto rendimiento (COP superiores a 4 en todas las gamas) y a su vez recuperar hasta un 75% de energía procedente del medio natural, por lo tanto gratuita.

Por otra parte, Aéromax es una bomba de calor para ACS que permite reducir hasta un 80% la factura eléctrica en comparación con un termo eléctrico convencional, así como las emisiones de CO2 pero sin dejar de lado el confort. Este termo presenta un rendimiento superior al de otros métodos de producción de ACS, aportando una potencia de 4,15 kW al agua, por cada kW consumido. Además, Aéromax incluye regulación flexible con funciones automáticas, convirtiéndose en un “Smart Termo”, que optimiza la bomba de calor para ofrecer el mejor equilibrio posible entre confort y eficiencia